Ellas, las invisibles

Uno de los puntos que no ha sido documentado profundamente es el aumento del fenómeno delictivo en las mujeres desde que inició la guerra de Felipe Calderón contra las organizaciones criminales. Sin embargo, las cifras muestras que ha aumentado ¿a qué se debe su participación en actividades delictivas?

En México, durante los últimos años se han presentado altísimos niveles de detenidos y consignados por delitos relacionados con delincuencia organizada o bien por delitos contra la salud. Tal es así que de 2006 a 2012 prácticamente se duplicó el número de homicidios dolosos[i], el registro de  delitos como el secuestro, el uso de armas de fuego y los delitos reportados sobre delincuencia organizada se quintuplicaron y los delitos contra la salud aumentaron un 10 por ciento aproximadamente en los primeros tres años de gobierno, al pasar de 58, 066 delitos reportados en 2007 a 63, 404 en 2009 (SESNSP, 2012).

Como ya se ha discutido y documentado, una de las razones fue que en el sexenio anterior, Felipe Calderón inició un combate frontal contra las organizaciones criminales dedicadas principalmente a la distribución, producción y venta de sustancias ilícitas que, además de generar una ola de violencia en prácticamente todo el país, provocó un hacinamiento en las cárceles mexicanas, especialmente por delitos relacionados con el narcotráfico.

Sin embargo, uno de los puntos que no ha sido documentado profundamente es el aumento del fenómeno delictivo en las mujeres durante este violento periodo. Frente al sustancial incremento de los homicidios, secuestros y actividades ilícitas vinculadas con las drogas ¿qué fue lo que sucedió con las mujeres? ¿por qué su participación delictiva aumentó? Para tratar de responder a estas preguntas veamos algunas cifras.

Según el INEGI la participación de las mujeres en actividades ilícitas disminuyó levemente de 2,607 delitos en 2006 a 2,446 en 2012, sin embargo, los delitos vinculados con organizaciones criminales y/o ilícitos con violencia se duplicaron. Es decir, al finalizar el sexenio de Felipe Calderón se encontró que los delitos de menor impacto realizados por mujeres disminuyeron, mientras que aquellos que son claramente violentos como homicidio doloso, secuestro o aquellos que incluyen una relación directa con organizaciones criminales se elevaron en promedio 137 por ciento.[ii]

Pese al alarmante aumento delictivo durante todo el sexenio anterior no hubo en ningún momento algún programa gubernamental que tomara en cuenta este fenómeno en las mujeres. Esto, muy probablemente fue debido a que las políticas realizadas por el gobierno federal para contener la violencia y los índices delictivos partieron de una visión primordialmente masculina donde las mujeres que cometen algún tipo de ilícito no son visibilizadas.

Ahora bien, con la entrada del gobierno se incorporó la perspectiva de género como un eje transversal en el Plan Nacional de Desarrollo y en los programas gubernamentales. A dos años de haber entrado en funciones se ha encontrado que si bien en el diseño de los programas destinados a disminuir la violencia se tomó en cuenta a las mujeres, hasta ahora no existe una clara relación entre los objetivos de algunos proyectos y su atención a los factores de riesgo delictivo, así como la presencia de una conexión poco clara entre las causas que generan violencia y el cumplimiento de los objetivos de los proyectos.[iii]

Un ejemplo de esta situación la presentó este año la organización México Evalúa al estudiar el proyecto “Cocinando sanamente”, el cual estaba vinculado al Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. Dicho proyecto tenía como objetivo disminuir los índices de violencia a través de la capacitación a mujeres en la preparación de comida económica y el establecimiento de proyectos productivos que permitan generar ingresos extra en sus hogares.

México Evalúa halló en su estudio dos puntos relevantes: el primero fue que no había claridad en la relación con la capacidad de las madres de familia para preparar alimentos y la reducción de los índices de violencia y delincuencia; y el segundo fue que el proyecto no cuenta con evidencia de la supuesta relación causal pues si bien podría traer buenos resultados para la economía familiar o el cuidado de la salud, no tiene efecto alguno sobre los problemas la violencia y la delincuencia.

Dicha evaluación pone en evidencia la urgencia de analizar la participación de las mujeres en el fenómeno delictivo a partir de los crecientes niveles de violencia experimentados en los últimos años; muestra la necesidad de buscar nuevas respuestas sobre las causas del involucramiento femenil en delitos vinculados con el narcotráfico así como el tipo de participación de las mujeres y las diferencias que existen con respecto a los hombres y la responsabilidad de evaluar las acciones emprendidas por los gobiernos anteriores para determinar el papel que el Estado ha jugado en términos de procuración e impartición de justicia frente a este fenómeno.

Aunque todavía no es posible evaluar a conciencia las cifras de delincuencia femenil en los últimos dos años lo que si se puede adelantar es que en la medida en la que no se realicen diagnósticos responsables y certeros sobre el fenómeno delictivo antes de diseñar e implementar programas de disminución de violencia, éstos jamás tendrán resultados positivos.

Si este gobierno en verdad tiene la voluntad política para incorporar una perspectiva de género a sus programas y acciones deberá dedicarse a  estudiar a profundidad este fenómeno para así dejar de implementar programas que tapan un hueco haciendo otro.

Conoce más de La partitura del gran garrote

[i] El Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó 11, 806 homicidios dolosos en 2006 y en 2012 el registró llegó a 21,728.

[ii] Para sacar el porcentaje se utilizaron las cifras de los siguientes delitos: homicidio, actos ilícitos con armas y secuestro de la estadísticas judiciales del INEGI, 2006-2012.

[iii] Lilian Chapa Koloffon, Leonel Fernández Novelo y Sandra Ley, Prevención del delito en México: ¿dónde quedó la evidencia?, México Evalúa, México, 2014.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: