Tlatlaya: crónica de una matanza anunciada.

En días recientes se dio a conocer la ejecución de 22 supuestos criminales en Tlataya, Estado de México; situación que ha desatado una serie de dudas y que demuestra que el Estado Mexicano no da certeza en acontecimientos que resultan lesivos a la sociedad por sus actos.

El 30 de junio de este año la SEDENA dio a conocer que efectivos militares habían ubicado una bodega custodiada por personas armadas, quienes al percatarse de su presencia dispararon en su contra. Semanas después la dependencia informó que en el suceso habían muerto 22 supuestos agresores en el municipio de Tlatlaya, Estado de México..

Sin embargo, fue hasta hace unos días que, a partir de una entrevista realizada a un testigo, diversos medios de comunicación informaron que en ese suceso 25 integrantes del ejército  habían torturado y matado a los presuntos agresores.

Frente a este último hecho, en un primer momento las autoridades negaron el suceso al argumentar que no estaba confirmado, poco tiempo después y a partir de la presión de medios de comunicación y organizaciones sociales, se informó que dichos soldados participaron en la supuesta tortura y ya habían sido presentados ante autoridades militares.

Más allá del atinado debate sobre la competencia del caso entre la justicia militar o la civil para procesarlos jurídicamente, este hecho merece ser analizado a partir de un par de antecedentes.

Primero: lo sucedido en Tlatlaya no es un hecho aislado. En el Estado de México existen varios casos recientes con una actuación similar a la sucedida el 30 de junio de este año, entre ellos destacan dos: el del 28 de diciembre de 2012 y el del 20 de marzo de 2013. En el primero se registró una situación parecida cuando el ejército realizaba una recorrido de rutina por la zona. Ahí, inició una balacera en un restaurante del mismo municipio en la cual se informó que una persona murió y un miembro del ejército fue lesionado.[1]

Mientras que en el segundo resultaron muertos diez presuntos integrantes de La Familia Michoacana en un enfrentamiento en el mismo municipio, nuevamente, contra elementos la SEDENA y Seguridad Ciudadana mexiquense, cuando llevaban a cabo un patrullaje.[2]

Segundo: desde diciembre de 2012 las estructuras policiales y militares incrementaron los operativos en la región a partir de un convenio llevado a cabo con el gobierno del Estado de México. Desde esa fecha el gobierno ha tratado de contener la violencia en la entidad a punta de patrullajes y de la presencia de fuerzas militares, lo que pareciera que, al no tener una estrategia de largo plazo, ha generado un mayor número de violaciones a derechos humanos y no ha logrado disminuir la violencia en la entidad.

Frente a este contexto sucedió la tortura y asesinato de 22 presuntos agresores en Tlatlaya, donde surgen varias preguntas ¿Cómo es que esta matanza no se había dado antes?, ¿Por qué hasta ahora nos enteramos de la versión completa de este acto?, ¿Cuál es el patrón de actuación de la autoridad militar en el estado?

Aunque hay varias interrogantes que quedarán sin responder, lo que sí sabemos es que Tlatlaya es el rasgo más claro del abuso por parte de militares y policía, que se genera cuando estos cuentan con más responsabilidades para realizar tareas de seguridad pública y permanecen en un territorio de manera casi indefinida.

 Es la muestra clara de un gobierno sin rumbo y sin un plan político y militar a largo plazo, en el que pareciera que en vez de proteger a la población -que dicho sea de paso es su tarea principal – atenta contra ella de forma sistemática. Pareciera que es la manera en la que el gobierno asume –al igual que el anterior- que está justificado torturar y asesinar a quien sea a la mínima provocación.

Es también el ejemplo de una sociedad que ha perdido la capacidad de indignarse, de organizarse y exigir de manera conjunta un alto a acciones violentas por parte del Estado. ¿Por qué? Simplemente porque asumimos que eran delincuentes.

[1] Organización Editorial Mexicana, Deja un muerto enfrentamiento entre Ejército y comando armado en Tlatlaya, México, 28 de diciembre de 2012, Consultado en: http://www.oem.com.mx/laprensa/notas/n2823393.htm

[2] Velasco Ángeles, Militares abaten en enfrentamiento a 10 narcos en el Edomex, México, 20 de marzo de 2013. Consultado en: http://www.imagen.com.mx/militares-abaten-en-enfrentamiento-10-narcos-en-el-edomex

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: