¿Qué une a Foucault con Guillén Vicente?

En el marco del 69° Periodo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se llevó a cabo una Sesión Especial de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo. La actuación de México fue lamentable.

Michael Foucault comienza el multicitado primer libro de Historia de la sexualidad, La voluntad de saber con una afirmación clara sobre la sexualidad en nuestros días: es administrada, contabilizada, analizada y clasificada a fin de que sea controlada por el poder público, es decir, está puesta en el interés general del Estado. Afirma, hablar de la sexualidad de las personas como interés público exige que sea gestionada como un recurso:

En el siglo XVIII, una de las grandes novedades en las técnicas de poder fue la aparición, como problema económico y político, de la “población”: la población-riqueza, la población-mano de obra o capacidad de trabajo, la población en equilibrio entre su propio crecimiento y los recursos de los que se dispone. Los gobiernos advierten que no tienen que vérselas con individuos simplemente, ni siquiera con un “pueblo”, sino con una “población” y sus fenómenos específicos, sus variables propias: natalidad, morbilidad, duración de la vida, fecundidad, estado de salud, frecuencia de enfermedades, formas de alimentación y de hábitat.[1]

Las políticas de población, para Foucault, no son sino técnicas de poder que controlaban las relaciones entre las personas y protegen la estructura social y política. Si para el siglo XVIII el discurso de la sexualidad dejó de ser objeto de discusión religiosa en los Estados laicos (en el hipotético caso de aceptar que los países son laicos pese a la constante intervención religiosa), era un problema gubernamental con un discurso específico que justificaba las técnicas estatales que controlan el cuerpo y las relaciones entre individuos a fin de considerarlos recursos públicos.

Para el siglo XX (en 1994), se llevó a cabo en El Cairo la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en donde 179 países, con el apoyo de organismos de las Naciones Unidas, acordaron el Programa de Acción sobre Población y Desarrollo el cual intentó conciliar los diferentes intereses a partir de una premisa fundamental, si se deseaba hablar de la población era necesario referirse a quienes son parte de ella como personas, por lo que era necesario colocar en el centro los derechos humanos.[2]

En la revisión que realizó el Secretario General del Programa de Acción a veinte años de su implementación,[3] se menciona que el principio rector para el desarrollo era garantizar la realización de la dignidad humana, la igualdad y la no discriminación. Por ello, era fundamental que los países avanzaran en temas como el empoderamiento de las mujeres, la inversión en el desarrollo de adolescentes y jóvenes, la disminución de la pobreza y desigualdad, el envejecimiento, la salud sexual y reproductiva, la planificación familiar, el aborto, el VIH/Sida, la migración, la urbanización, la sostenibilidad ambiental y muchos más.

Para informar de los logros y pendientes en este periodo de tiempo se llevó a cabo, en el marco del 69° Periodo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, una Sesión Especial con vista a continuar con la implementación del Programa de Acción más allá del 2014. El estado mexicano participó con la representación de la Subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Mercedes del Carmen Guillén Vicente, quien informó que el gobierno de Enrique Peña Nieto se lograron las reformas estructurales de México y se cuenta con un programa enfocado a la disminución de la pobreza llamado Cruzada Nacional Contra el Hambre. No hubo más.

Omitió mencionar los avances en las políticas de migración que están a su cargo; olvidó las políticas de población que tienen (por origen e historia) relación con las políticas en torno a la sexualidad de las personas, en particular aquellas enfocadas a la salud sexual y reproductiva; y ocultó que los grandes logros del gobierno de Peña Nieto como la cruzada contra el hambre no ha superado el modelo asistencialista, y por otro lado, las reformas como la energética, educativa, laboral o en materia de telecomunicaciones, han sido fuertemente criticadas por su débil enfoque de desarrollo sostenible.

Foucault ya no realizó una crítica respecto al Programa de Acción de El Cairo. Seguramente, continuaría apuntando a la gravedad de hablar únicamente de la sexualidad como reproducción, de la coerción que sufren los cuerpos a través de las políticas estatales y de la justificación a la estructura capitalista que existe en el discurso de los derechos humanos de las Naciones Unidas. Apuntaría, nuevamente, que la omisión deliberada de información es un dispositivo de poder ligado a la ley de la prohibición conveniente a la estructura política del Estado.

Conoce más de Caminos del viento

[1] Foucault, Michel, Historia de la sexualidad 1.La voluntad de saber, (México: Siglo XXI editores, 2013), 26.

[2] Véase Fondo de Población de las Naciones Unidas, Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, UNFPA México: http://www.unfpa.org.mx/cipd.php (Fecha de consulta: 5 de octubre de 2014)

[3] Véase Integrated and coordinated implementation of and follow-up to the outcomes of the major United Nations conferences and summits in the economic, social and related fields: follow-up  to the Programme of Action of the International Conference on Population and Development, UNFPA: http://www.unfpa.org/webdav/site/global/shared/documents/CPD47/SG%20Report%20themes%20and%20key%20elements.pdf (Fecha de consulta: 5 de octubre de 2014)

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: