Sobre el estilo urbano

El mexicanísimo güey que tanto ha consternado las mentes conservadoras del nuevo siglo no indica la pobreza léxica que le atañen los padres de familia, no indica una pérdida de respeto entre los jóvenes, no, indica la partición oracional en unidades mínimas sintácticas.

Por María José G. Ocampo*

[Se suplica al lector que no se alarme por el contenido de esta humilde redacción, que no piense en ningún momento que se trata de una burla a las adopciones de la máxima institución de la lengua española, ni a la juventud mexicana, y finalmente, que no piense que la etimología aquí expuesta es un vil invento].

—Entonces, güey, me dijo, güey, que le entrara al business, güey, pero me da cosa, güey, porque hay que meterle mucha lana, güey, y no sé, güey, si me convenga, güey, porque este güey luego es bien transa, güey, ¿sí me entiendes, güey?—

El mexicanísimo güey que tanto ha consternado las mentes conservadoras del nuevo siglo no indica la pobreza léxica que le atañen los padres de familia, no indica una pérdida de respeto entre los jóvenes, no, indica la partición oracional en unidades mínimas sintácticas. Analicemos, pues, el ejemplo que abre esta disertación.

Cada güey irrumpe en el discurso cuando el hablante necesita hacer una pausa para aclarar sus ideas y para escoger concienzudamente el resto de las ideas. Resulta sorprendente que después de tantos güeyes el hablante logre hilar la sucesión interrumpida de cólones oracionales, pues el güey introducido no se integra bajo el pretexto de tomar aire, nuestros hablantes se arriesgan a morir por asfixia en una plática farfallosa, hablar güeyeando es un deporte extremo. Puesto así, el güey también es un reto a la memoria del hablante, y claro, del oyente también. El güey no ciñe el proceso de comunicación a la aburrida y fácil fluidez del discurso, pues pone a prueba la atención de ambas partes.

Si bien la aparición recurrente del güey puede ser problemática para la retención de la idea, éste ayuda caritativamente el análisis sintáctico, pues divide el discurso para ayudar al oyente a separar las oraciones principales de las subordinadas, oraciones parentéticas, vocativos, nexos… El hablante, compasivo, ayuda a su oyente desmenuzando la idea. Si esta correcta ilación no se logra, es normal, pues la construcción es de por sí un reto a la memoria.

También debemos hablar de la flexibilidad del güey, pues como partícula se inserta en la oración como el comodín en el póker, la coma hecha palabra: “Sí, güey, ¿cómo ves?”. Como sustantivo se asemeja al pronombre: “Mi hermana está con su güey”. Y como adjetivo resulta un eufemismo al no delatar directamente la torpeza del otro: “Güey, estás bien güey”.

Por último diremos que el güey es fraternal, incluye siempre al oyente en la narración, eso hace la plática más cercana y cálida. El güey proviene de la evolución inusual del bajo latín germanum: perdió las nasales quedando la raíz ger-, la e diptongó en ue por mala integración paradigmática y la r  se vocalizó en i. Frecuentemente pensamos que proviene de la deformación de buey por su significación peyorativa, pero ¿qué es el güey, sino el hermano, el compañero, el conocido y uno mismo? No a cualquiera se le llama güey. Es una expresión de confianza e inclusión, es la hermandad urbana.

* María José G. Ocampo, estudia la licenciatura de Letras Clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y espera terminarla algún día. Ha escrito y dirigido obras de poca monta y aún conserva la esperanza de ganar un primer lugar en el concurso de Punto de Partida. De momento sólo hace publicaciones en Facebook.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: