La paradoja de la expansión de las ciudades

Entre los años 2000 y 2010, las grandes zonas metropolitanas de México disminuyeron su densidad, mientras se redujo la velocidad promedio de los autos. ¿A menor densidad, menos espacio?

Entre los años 2000 y 2010, la densidad media urbana disminuyó en las grandes zonas metropolitanas de México[1]. Su población aumentó, pero aumentó más –proporcionalmente – su extensión. Éste fue el caso para las zonas metropolitanas de León (de 142.2 a 125.9 hab/ha[2]), Guadalajara (137.6 a 124.4 hab/ha), Toluca (67.1 a 64.8 hab/ha), Monterrey (120.1 a 109.1 hab/ha) y Puebla (93.9 a 76.6 hab/ha).

Por su parte, en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) disminuyó la densidad de 170.7 a 160.1 hab/ha. En el Distrito Federal, la velocidad promedio de los autos se ha reducido continuamente de 38.5 kilómetros por hora (km/hr) en 1990, a 28.1 km/hr en 2003, 21 km/hr en 2004 y 17 km/hr en 2007[3]. Si bien no fue posible obtener datos comparables para las demás zonas metropolitanas, este fenómeno parece repetirse.

En suma, a menor densidad, menos espacio disponible en las vías. Dos multicitadas consideraciones nos pueden ayudar a explicar esta aparente paradoja. Una de ellas es la demanda inducida. Al expandirse las ciudades se construyen más calles. La mayor capacidad en las calles incentiva el uso del auto en personas que antes utilizaban otros medios de transporte. El aumento en la “demanda de espacio” pone más autos en las calles de los que había antes y acaba compensando el aumento en la oferta. Se ha encontrado una correlación casi perfecta entre el aumento en la capacidad de las calles y el uso del automóvil[4].

La otra consideración es que al disminuir la densidad de las ciudades, aumenta la distancia que las personas desean trasladarse cotidianamente. A la vez, la menor densidad en las ciudades hace más caro y más complicado llevar transporte público a las zonas más alejadas de la ciudad[5]. El resultado son más viajes realizados en auto o en transporte público de baja capacidad (por ejemplo, las “combis”) que ocupan mayor espacio por pasajero que otros medios de transporte como el metro o el metrobús, pero que no están disponibles en la periferia de las ciudades.

Es necesario contener el crecimiento en extensión de las ciudades y densificarlas. Por la naturaleza del problema, la solución requiere coordinación entre instituciones en los tres órdenes de gobierno –municipal, estatal y federal – y una visión de largo plazo. No sorprende porque hay tan poco avance en la materia: ni la coordinación ni la visión de largo plazo son atributos que podamos presumir en nuestra administración pública.

Densificar no es suficiente, también es necesario invertir en transporte público de calidad y disminuir los incentivos al uso del auto. En el Distrito Federal, la recientemente aprobada Ley de Movilidad establece una jerarquía para asignar prioridad en la “utilización del espacio vial” y “la distribución de recursos presupuestales”. En esta jerarquía los peatones, ciclistas y usuarios del transporte público están por encima de los usuarios de autos. Lamentablemente, esta jerarquía es letra muerta. Un ejemplo de lo anterior (de muchos posibles) son las obras viales en el Circuito Interior. El conjunto de túneles y pasos a desnivel tendrán un costo, según el Gobierno del Distrito Federal[6], de 6,500 millones de pesos. Esto es tres veces el costo proyectado de la Línea 6 del Metrobús[7].

La paradoja se sigue repitiendo, las ciudades continúan expandiéndose y seguimos construyendo obras viales para autos que agravan el problema que pretenden resolver. Mientras tanto, los habitantes de las ciudades seguimos padeciendo la saturación de las calles, la mala calidad del aire y tiempos de traslado que merman nuestra calidad de vida.

Conoce más de Espacio público

[1] “Delimitación de Zonas Metropolitanas de México”, 2004, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, México, http://www.inegi.gob.mx/est/contenidos/espanol/metodologias/otras/ZONAS_MET.pdf,

y “Delimitación de Zonas Metropolitanas de México 2010”, 2012, Instituto Nacional de Estadística y Geografía, México, http://www.inegi.org.mx/Sistemas/multiarchivos/doc/702825003884/DZM20101.pdf, y “Delimitación de Zonas Metropolitanas de México 2010”,

[2] Habitantes por hectárea

[3] Movilidad competitiva en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México: diagnóstico y soluciones factibles”, Instituto Mexicano para la Competitividad, 2012, http://imco.org.mx/wp-content/uploads/2012/1/costos_congestion_en_zmvm2_final_abril.pdf

[4] “What´s Up With That: Building Bigger Roads Actually Makes Traffic Worse”, http://www.wired.com/2014/06/wuwt-traffic-induced-demand/

[5] Ver, por ejemplo, el caso de París comentado en: “La gentrificación de la movilidad”, http://labrujula.nexos.com.mx/?p=63

[6] http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2013/12/04/931945

[7] http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2014/06/13/964976

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: