Sobre la literatura infantil en México

Para que la literatura infantil funcione, es necesario ver más allá del género literario o los temas comunes, los libros para niño también deben contar con calidad literaria, un nivel de lenguaje, una intención… y muchos etcéteras.

Por Nashielli Manzanilla Mancilla[1]

Si resulta complicado definir “literatura”, resulta más complejo delimitar las fronteras de la literatura infantil. Actualmente, aunque hay conocimiento de su existencia se tiene un concepto generalmente erróneo de ella. La idea de la literatura infantil ha generado discusiones en primer lugar porque los términos infantil o niño son relativos, cambian con el tiempo y las culturas. La literatura infantil esta marcada por barreras geográficas, ideológicas e históricas, llegando al hecho de que no podemos tener una idea de cuándo inició. Pero para que esta literatura funcione, es necesario ver más allá del género literario o los temas comunes, los libros para niño también deben contar con calidad literaria, un nivel de lenguaje, una intención… y muchos etcéteras.

La literatura infantil se asocia principalmente con los cuentos, sin meditar en la importancia que esto puede tener; contar, llenar a un niño de historias es más que un mero entretenimiento, es parte del aprendizaje en un nivel mayor, contar también tiene que ver con la estructura narrativa de la mente, pues, según Richar Dawkings, al escuchar historias vamos creando modelos de situación y esto se relaciona directamente con la visión que se tendrá del mundo.

Desde siempre ha existido una necesidad de contar, de crear a base de palabras, y por ello la literatura ha estado desde siempre, ha sido una herramienta, en los niños era una buena manera de educar, de aprender, ese pudo ser el principio de la literatura infantil, y ahora el corpus es inmenso, incluyendo muchos libros que no estaban planeados para niños y terminaron siendo clásicos de la literatura infantil, como: Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll; El principito, de Antoine de Saint-Exupéry; o Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez.

Se debe hablar también de romper con los falsos estereotipos que se tienen sobre esta literatura, romper con las convenciones, entender la literatura infantil como algo más, algo digno de un espacio, saber que no es algo tan fácil como se puede creer. Y la discusión sobre el uso correcto de estos términos sigue abierta, lo seguirá durante mucho tiempo, porque siempre será algo importante en el mundo literario, más allá del olvido o la discriminación, se necesita seguir hablando de niños y de libros como de algo conjunto.

Literatura infantil en México

Cuando se habla de literatura infantil y juvenil es importante distinguir entre la literatura europea y la mexicana, ya que aquí no se desarrolló un campo sólido hasta mucho después, lo que provoca que haya diferencias entre una y otra. ¿Qué sucede en México? Porque si se puede considerar como un terreno diferente eso significa que la literatura infantil mexicana tiene suficiente producción y potencial como para merecer mención aparte. Y es que en su haber ya hay una gran historia, una tradición importante y un futuro prometedor.

Las primeras muestras de la literatura infantil mexicana bien podrían iniciar en la literatura prehispánica, con los huehuetlatollis, los consejos que dejaban los ancianos, al menos por su idea educativa; de ahí, de algún modo, sobrevivió en el mestizaje con todo lo español y a través de la literatura colonial, gracias al teatro, de los títeres y de algunos otros textos menores. El siglo XIX revivió esto con el aumento literario, las publicaciones periódicas, aunque fuera en general literatura religiosa o educativa.

Pero la actualidad de la literatura, tras pasar la mitad del siglo XX, es diferente, con mayor abundancia, con los primeros estudiosos hablando seriamente del tema, así como escritores verdaderamente dedicados a escribir para niños más que sólo libros didácticos, fábulas o versiones en las que tratan a los niños como si no fueran racionales. Durante el siglo XX, muchos autores trabajaron en la literatura infantil, aunque los primeros años siguen la tendencia de escasa literatura infantil que existía en el siglo XIX, en ese tiempo lo más destacado eran las publicaciones hechas por la SEP, así como las publicaciones de Pascuala Corona, entre otros poquísimos textos. Lo más destacable es la publicación en 1924 de Lecturas clásicas para niños, probablemente el libro de literatura infantil más leído en México. También hubo ciertas publicaciones en los campos de la poesía y el teatro, gracias al teatro de títeres y a poetas como José Juan Tablada.

En las primeras décadas de este siglo la obra no es muy abundante y, salvo ciertas excepciones, no muy buena. Sin embargo, pasadas tres cuartas partes del siglo, el cambio es radical; en 1971 se celebra la primera Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, esto resulta el parteaguas de la literatura infantil en México; esta feria tiene relación con el incremento de la literatura para niños, es gracias a esta que se toma conciencia de la necesidad y de las ventajas de la lectura y el contacto temprano del niño con la literatura y el arte.

Esto inició el aumento de publicaciones, editoriales y muchas convocatorias para concursos de literatura infantil y juvenil, impulsados tanto por el INBA como por diversas editoriales. Así como se vio el nacimiento, o gran conocimiento, de autores expertos en el tema, principalmente este tipo de eventos fueron propiciados por pequeños grupos de intelectuales y maestros. De pronto se buscaba acercar a los niños a la lectura y viceversa. Acercándonos hacía el nuevo milenio, las editoriales se involucraron cada vez más en el mundo infantil, aumentando el número de publicaciones y creando sus colecciones infantiles; Alfaguara creó Alfaguara infantil, El Fondo de Cultura Económica: A la orilla del viento, mientras que ediciones SM: El barco de vapor.

Entre los autores más representativos de los últimos años, en el campo de la literatura infantil en México, se encuentra Francisco Hinojosa, autor de obras como La peor señora del mundo, A golpe de calcetín, entre otras; este autor considera que es necesario que la literatura infantil se nutra de las artes plásticas, también señala que los escritores ahora se encuentran ante un público más exigente: los niños. También, es el primero en hablar de los derechos del niño lector, entre los que pueden destacarse: derecho a poseer un libro, derecho de elección, derecho de re leer y derecho de no leer.

Otros autores mexicanos también dominan este terreno, se retoman las fábulas, se adaptan los clásicos, algunos toman como herramienta las ilustraciones, de modo que los libros álbum se hicieron populares, libros como Julieta y su caja de colores, o la edición conmemorativa ilustrada por el Fisgón de La peor señora del mundo, se volvieron comunes y populares en las ferias de libros.

Así pues la literatura infantil proliferó al acercarse el cambio de milenio, y en la actualidad cada vez se ve una mejoría en las publicaciones infantiles, en todos los campos, el aumento de la poesía, las publicaciones bilingües tanto con el inglés como con lenguas indígenas, las publicaciones de niños…. El aumento resultó impresionante. La lista de autores y sus aportaciones sería enorme, porque la literatura infantil, como el resto de la literatura en general, no deja de crecer.

[1] Es licenciada en Lengua y literaturas hispánicas por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Actualmente es parte del Seminario de Estudios de Narrativa Caballeresca en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y becaria de investigación en el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios de El Colegio de México. Es autora de la novela juvenil “Ser y sentir”, publicada por Ediciones Oblicuas.

Anuncios

Populares

1 Comentario en Sobre la literatura infantil en México

  1. Marisa Mataix // abril 19, 2016 en 15:24 // Responder

    Que maravilla, soy una mujer de 72 años y amo los cuentos para niños y la maravilla de sus ilustraciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: