¿Regular marchas y manifestaciones?

Las libertades de expresión y de reunión, de las cuales se hace uso al manifestarse públicamente, son libertades básicas en una democracia. Imponer restricciones adicionales puede poner en mayor peligro estas libertades.

En las últimas semanas hemos sido testigos de múltiples manifestaciones en las principales ciudades del país. Como cada vez que la indignación social llega a tal punto que la gente sale a la calle a manifestarse, vuelve al debate público si es o no necesario regular marchas y manifestaciones. La relevancia del debate es enorme en una sociedad como la nuestra en la que manifestarse públicamente puede ser el principal medio de participación política de una parte importante de la población.

Para este debate planteo un par de premisas básicas. En primer lugar, el espacio público no está destinado exclusivamente al transporte, menos aún al transporte privado. El espacio es para uso y goce de las personas y hay muchas maneras legítimas y valiosas de usarlo: transportarse, manifestarse, celebrar, jugar, pasear, hacer asambleas, realizar reuniones, desarrollar eventos culturales, y lo demás imaginable. Estos usos pueden convivir y no puede ponerse uno por encima de otro.

Segundo, el derecho a manifestarse no se interpone con el derecho al libre tránsito. Si alguien usa legítimamente la calle (para transportarse, manifestarse u otro uso), será difícil que se ocupe para otro fin ese mismo espacio al mismo tiempo, pero no por eso el primero impide que los demás gocen sus derechos. Las manifestaciones hacen más complicado el transporte, pero no ponen restricciones insalvables a que los demás se trasladen a donde lo deseen. En cambio, la falta de una política integral de transporte impone restricciones mucho más serias y cotidianas al traslado de las personas en las ciudades y no recibe tantas críticas[1].

Dicho lo anterior, conviene reconocer que las manifestaciones están sujetas a límites[2], pero esos límites son mínimos y no van más allá de que las manifestaciones se realicen de manera pacífica y se preserve la integridad de la gente, incluidos los manifestantes.

Sin embargo, con el pretexto de los límites legítimos y haciendo uso de indebida discrecionalidad, en México es común que las policías disuelvan manifestaciones, golpeen a manifestantes y transeúntes, bloqueen el paso de manifestantes, encapsulen y detengan arbitrariamente. Los intentos de regulación[3], tristemente recientes, no buscan reducir la discrecionalidad de los mandos policiales sino imponer restricciones a las manifestaciones que son violatorias de los derechos humanos. Si existiera regulación adicional, ésta debería regular el uso de la fuerza pública, disminuyendo el margen de discrecionalidad de las autoridades.

En ocasiones, un grupo de personas cierra el tránsito como un fin en sí mismo para presionar a la población y a las autoridades. En estos casos, por ejemplo, el cierre de carreteras, aeropuertos o toma de calles y plazas públicas, la ocupación del espacio público es un fin en sí mismo y no un medio para manifestarse. En estos bloqueos, debe recurrirse al diálogo o a la censura pública, pero nunca al uso de la fuerza. Si bien este tipo de bloqueos no es deseable, se corre el riesgo que con pretexto de estos casos se utilice la fuerza de manera indebida en el resto de las manifestaciones pacíficas.

Las libertades de expresión y de reunión, de las cuales se hace uso al manifestarse públicamente, son libertades básicas en un Estado democrático. En un contexto en el que los derechos humanos están en una situación tan precaria, regular las manifestaciones públicas para imponerles cualquier restricción adicional puede poner en mayor peligro estas libertades básicas.

Conoce más de Espacio público

[1] Para un ejemplo de la crítica a la falta de regulación de manifestaciones, ver “La necesidad de regular las manifestaciones”, Maria Amparo Casar, ADN político, 01 de agosto de 2012, consultado el 23 de noviembre de 2014, http://www.adnpolitico.com/2012/2012/08/01/la-necesidad-de-regular-las-manifestaciones

[2]Sobre estas restricciones, se consultó el artículo “El tema del derecho a la manifestación…”, Javier Dondé Matute, INACIPE, consultado el 23 de noviembre de 2014. http://www.inacipe.gob.mx/investigacion/INACIPE_opina/memorias_inacipe/memorias_javier_donde/El%20tema%20del%20derecho%20a%20la%20manifestacion,%20ultimamente,%20ha%20causado%20polemica%20en%20la%20Ciudad%20de%20Mexico.php

[3] Sobre estas iniciativas, ver “Control del espacio público, informe sobre retrocesos en las libertades de expresión y de reunión en el actual gobierno”, Article19, et. al., 2014, consultado el 23 de noviembre de 2014, http://fundar.org.mx/mexico/pdf/INFORME_Protesta%20Final.pdf

Anuncios

Populares

1 Comentario en ¿Regular marchas y manifestaciones?

  1. Bueno, obviamente depende desde que óptica teórica se esté analizando el asunto. Si se trata de la manifestación como engrane de un correcto de la democracia, éstas tendrían que regularizarse para evitar conflictos con otros sectores sociales. pero (y este es el caso mexicano) las protestas en realidad poseen un carácter subversivo, un contenido de profundo hartazgo, buscan hacer manifiesto el descontento con problemas profundos aunque sean simbolizados mediante sólo síntomas de estos (como los 43) entonces las machas buscan crear presión, buscan ir por fuera del sistema, transfromarlo, no buscan su correcto funcionamiento sino incidir en él de manera agresiva. En el DF difícilmente se verá algo más extremos que algunas quemas, pero por algo en los estados se busca que se vaya Walt Mart. En México, al no existir un sistema democrático, un plantón una marcha no logra injerir en política pública o institucional-legal, es debido a la conciencia que se tiene sobre esta nula posibilidad de incidir legalmente, que no queda más que la legitimidad de buscar arrancar ese sistema anti democrático y en consecuencia, regularlas es un sin sentido pues su objetivo no es inscribirse al orden legal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: