Le guste a quien le guste, manifestarnos es nuestro derecho

Las reformas aprobadas por la Cámara de Diputados a los artículos 11 y 73 de la Constitución, ponen un claro riesgo a los derechos de libertad de expresión, reunión y manifestación.

El 2 de diciembre pasado, la Cámara de Diputados aprobó una reforma constitucional a los artículos 11 y 73 con el propósito de que el Congreso de la Unión tenga facultades para expedir leyes en materia de movilidad universal, atendiendo a los principios de “igualdad, accesibilidad, disponibilidad y sustentabilidad” (la reforma aprobada puede verse aquí). En un ambiente en el cual el Estado no se ha cansado de reprimir la protesta social, el mensaje que los diputados federales mandaban a la sociedad civil era el menos adecuado, porque pone en riesgo los derechos de libertad de expresión, reunión y manifestación.

Si se analizan con cuidado las reformas aprobadas, uno podrá concluir que no atentan directamente contra los derechos mencionados. En efecto, el párrafo que se propone agregar al Artículo 11, dice “El estado garantizará el derecho de toda persona a la movilidad universal, atendiendo a los principios de igualdad, accesibilidad, disponibilidad y sustentabilidad”; y la reforma a la fracción XXIX-G del Artículo 73, consiste en que el Congreso estará facultado para expedir leyes “en materia de movilidad universal, en los términos que establece esta Constitución”.

Sin embargo, lo álgido no es esto, sino lo que las y los legisladores pueden llegar a hacer en nombre de la regulación de tales preceptos. No es broma ni paranoia, es un peligro real, tan solo recuérdese la Ley de Movilidad aprobada por los asambleístas en el Distrito Federal, cuyos artículos 212, 213 y 214 obligan a dar aviso de la manifestación a la Secretaría de Seguridad con una antelación de 48 horas, condiciona las facilidades que esta deba dar al aviso, prohíbe el uso de vías primarias para tales propósitos y faculta a dicha Secretaría a tomar las “medidas necesarias” para evitar ciertos bloqueos. Esta ley fue aprobada con un amplio consenso (cincuenta votos a favor, cero en contra y cero abstenciones); la izquierda ni siquiera chistó. Así que si eso pasó en la progresista Ciudad de México, ¿qué podemos esperar a nivel federal?

Pese a todo, el diputado perredista Alejandro Ojeda no dejó perder la cínica oportunidad para pronunciarse en contra de semejante reforma en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y solicitar al Senado interrumpir el proceso legislativo de la minuta aprobada, como si se le hubiera olvidado que con el apoyo de su grupo parlamentario se había logrado aprobar una Ley de Movilidad que en varios de sus artículos resulta violatoria de la Constitución, precisamente en lo que el perredista criticó: la potencial vulneración al derecho a manifestarse. Aunque es de sabios equivocarse, no olvidemos que estamos hablando de políticos.

Probablemente gran parte de la población esté muy molesta a causa de los bloqueos viales, la saturación del tránsito vehicular, la afectación a la economía de negocios y demás efectos que producen las marchas, plantones y otro tipo de manifestaciones en esta capital. Pero el riesgo que tenemos a la puerta tendría efectos peores, porque vendría a limitar uno de los derechos más importantes con que contamos la ciudadanía para expresar nuestras opiniones frente a nuestros gobernantes, informar de ello a nuestros conciudadanos y exigir el cumplimiento de las obligaciones de las y los servidores públicos.

No se trata de pedir una concesión, se trata de exigir el respeto de derechos que tienen raíces en nuestra Constitución y en los tratados internacionales de los que nuestro país es parte, como la Convención Americana de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Los derechos que están en juego son inalienables, imprescriptibles e irreductibles, porque en aras de una supuesta regulación no pueden ser vaciados de su contenido. Como lo ha sostenido la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la libertad de expresión es la “piedra angular de una sociedad democrática”[1], le guste a quien le guste, por decirlo en palabras del exprocurador del DF, Jesús Rodríguez Almeida.

Así las cosas, mientras que la absurda reforma se resuelve en el Senado, quedan pendientes las acciones de inconstitucionalidad en contra de la Ley de Movilidad del Distrito Federal promovidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, quienes señalaron con mayor precisión no solo la vulneración que permitirían los artículos mencionados al derecho a manifestarse, si no a otros más como la libertad de expresión, libertad de tránsito, el derecho a la no discriminación, el derecho de asociación, el principio de legalidad, pro persona y el de no restricción de garantías salvo por condiciones constitucionales. Cabe mencionar que en días pasados, dos juezas federales otorgaron un amparo a distintas organizaciones de la sociedad civil que integran el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social.

Esperemos que la Corte resuelva considerando lo que ya han señalado las juezas. La batalla que está por librarse el próximo año en el Senado de la República, es la lucha de todas y todos. Ante la ilegitimidad de quienes nos gobiernan y su pésima gestión, no podemos permitir que con flagrancia quieran reducir nuestros derechos de ciudadanía, por los que hacemos real y viable la democracia. Llamo a las y los lectores a ejercer nuestro derecho a manifestarnos y evitar que esas reformas prosperen, a hacer uso de eso que nos quieren reducir con vericuetos jurídicos. Si no, tendremos que vernos en los tribunales.

 Conoce más de El club de los nomófilos

[1] Corte Interamericana de Derechos Humanos, caso “La última tentación de Cristo” (Fondo), párr. 68.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: