Año de elecciones, de aspiraciones para robar en grande y acomodarse mejor

¿Qué hacer frente al cinismo presidencial que opera y pide aplausos, espejo y parodia de los políticos-de-siempre?

Año de elecciones, de aspiraciones para robar en grande y acomodarse mejor, según lo explicara tan sutilmente el escritor Roberto Arlt. De retorcer la legislación electoral, de quijotescos discursos en nerones tropicales y sus rostros photoshopeados en plásticos y lonas colgados por doquier. Manifestantes con viáticos pagados: lunches de torta, frutsi y de a huevo. La política de la pantalla, la imagen, el chisme, la tranza y la maña, va de nuevo en el país. Todos a sus puestos, todos en campaña: los políticos con vivas y vivas, los paleros (y paleras) aplaude y aplaude, y las fosas con muertos y muertos. A gastar con ganas, al fin que el pueblo paga.

Dijo el [aún] procurador #YaMeCansé, y coincidimos con que todos ya nos habíamos cansado de todo, del fracaso del gobierno, de la justicia ausente, también de él. Evaluaciones externas de nuestro país no son las más esperanzadoras. Por ejemplo, el reporte 2015 de Freedom House, vuelve a clasificar a México como un país parcialmente libre al igual que Nigeria, Turquía, Ucrania o Paquistán; esto significa que México se caracteriza por restringir los derechos políticos y las libertades civiles, frecuentemente en un contexto de corrupción, un débil Estado de derecho, conflictos étnicos o guerra civil. En esa clasificación se ha mantenido desde 2010 y la tendencia no repunta, continúa a la baja.

Frente a este escenario, agravado por la tragedia financiera en que nos deja nuestro otrora oro negro, muchos somos los que no creemos en las estrategias de la clase política, quien se renueva cada tres años o cada seis con las tácticas de siempre. ¿Qué hacemos? Por respuesta no se acepta el #PosMeSalto, porque no son torniquetes, sino personas, procesos, leyes, conductas y políticas, las que deben modificarse y ello lleva tiempo y muchas manos. A la voluntad política, hay que obligarla. El problema está entre nosotros y lo queramos o no, somos parte de la solución, porque muchos de los inconformes trabajamos en las instituciones gubernamentales, militan en partidos políticos o aspiran a alguna candidatura.

¿Qué hacer frente al cinismo presidencial que opera y pide aplausos, espejo y parodia de los políticos-de-siempre? Hay opciones más rentables y de mayor impacto que el voto nulo. Pero si queremos, al ejercitar nuestro derecho a la información, podemos comprobar por nuestra cuenta el desempeño de los servidores públicos, y más o menos darnos cuenta del dinero que se les entrega y el modo en que lo gastan. La opacidad de la información entregada o la negativa para hacerlo, nos da elementos para criticar y exhibir públicamente a los servidores que aspiran a acomodarse mejor. Y ya encarrerados, el litigio estratégico puede darse.

De este modo, mucho se daría de qué hablar si en el ejercicio de nuestros derechos, investigáramos a los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que competirán por algún cargo de elección popular. Para que se den una idea, estos actuales servidores públicos participarán en el proceso electoral sin siquiera solicitar licencia, con todas las de la ley, porque la legislación en ninguna parte los obliga a ello. Esto quiere decir, en términos coloquiales, que mientras los capitalinos les pagamos para que legislen y nos sirvan, estarán poniendo sus empeños en conseguir exitosamente su chapulinazo, arropados, dicho sea de paso, por partidos de izquierda.

Con esa [pseudo]izquierda que se mantiene contradictoriamente de idénticas mañas que los demás partidos, las y los inconformes contamos con herramientas muy valiosas en torno a las cuales la unión puede darse: difundir información, opinar, criticar, organizarnos y manifestarnos. Quienes podemos valernos de ellas, no podemos quedarnos sin usarlas. Aquí, la Revista Ala Izquierda y sus blogs son espacios que no habrán de quedarse mudos sino que harán todo lo posible para alzar la voz y exhibir a quienes aspiran a gobernar y a legislar. Y este es tan solo un medio.

*  *  *

A nombre del Consejo Editorial de la Revista Ala Izquierda, agradezco a todas y todos los lectores que nos han seguido atentos en los más de seis meses en que se ha desarrollado esta primera etapa de los blogs; a las y los blogueros que quincenalmente nos ofrecieron sus análisis y reflexiones, a Ala Izquierda A.C. y a las y los editores de la revista. Muy pronto daremos a conocer la convocatoria para la etapa siguiente y los nuevos contenidos que les ofreceremos atendiendo a las particulares circunstancias de nuestro país para este año. La invitación para sumarse y colaborar con nosotros queda abierta a las y los inconformes con el actual modo de hacer política y que tienen muchas ganas de expresar y compartir sus ideas.

Conoce más de El club de los nomófilos

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: