El lujo de estar sano

Recientemente en México ha habido una serie de eventos que cuestionan la eficacia y calidad del sector salud.

Iván Paredes Iván Paredes

Por Iván Reséndiz.

Recientemente, en México ha habido una serie de eventos que cuestionan duramente la eficacia y calidad del sector salud, en particular, la que proporciona el IMSS, aunque también se han presentado casos de mala praxis en otras instituciones, como en el ISSSTE.[1] Por un lado, en la semana nos enteramos que un doctor extirpó el ojo equivocado a un niño[2] y por otro, que unos practicantes[3] le cortaron el pene a un niño. Se comenta que lo hicieron al “confundirlo con el cordón umbilical”, personalmente no creo que sean tan idiotas, definitivamente fue una cuestión de negligencia médica.

Ahora bien, eso nos hace cuestionarnos el funcionamiento de las instituciones públicas de salud, y también de los hospitales privados, ya que ahí también hay negligencias.[4]

Lo anterior, junto con otros sucesos menos graves y menos mediáticos, pero que igual ponen en evidencia al sector salud, como las enormes y largas filas que se generan para alcanzar cita, el hecho de que no haya camas suficientes para los pacientes y la falta de medicamentos en las farmacias de los hospitales, entre otros, parecieran mostrar que la salud, más que un derecho es un lujo. El cual, por más que se diga, pocos pueden tener. A este respecto, el CONEVAL refiere que en 2005, había estados como Michoacán, Puebla, Tlaxcala e Hidalgo, en donde la población sin acceso a la seguridad social (ósea no asegurados ni afiliados a ninguna institución) oscilaba entre el 60 y el 80%, la mayoría con ingresos menores a los 3 salarios mínimos.[5]

No obstante, los problemas en los servicios de salud, parecieran no ser exclusivos de los pobres, por el contrario, incluso la “clase media” se las ve difíciles cuando la salud falla, y no es raro ver personas dentro de los 5 deciles más altos de ingreso, pidiendo préstamos, hipotecando su casa y empeñando hasta lo que no tienen para tener acceso a los servicios de salud. La Secretaría de Salud federal estima que en promedio 3.7% de los hogares en los dos deciles más altos de ingresos gastan más del 30% de su ingreso en atender a alguno de sus miembros, y en la mayoría de los casos, llegan incluso a disminuir su patrimonio. No obstante los pobres siguen llevándose la peor parte. Este mismo estudio calculaba que para los dos deciles más pobres, el porcentaje de hogares que gastaban más del 30% de su salario en salud era casi del 6%.[6]

Angus Deaton (famoso economista por desarrollar AIDS, un Sistema de Demandas) estimó que, en los Estados Unidos los hombres que se encontraban en el 5% de la población más rica vivían en promedio 25% más que aquéllos que estaban en el 5% más pobre. Es decir si un hombre pobre vive 60 años, uno rico viviría 75 años. 15 años es un chingo, es ir al bautizo de la niña y después no verla bailar con sus chambelanes.

Esto pareciera resquebrajar la idea de que la muerte es la gran democratizadora, y aunque es cierto que no respeta raza ni posición social, no podemos negar que dentro de esa “igualdad” aparente, los pobres siguen enfermándose más, curándose menos y muriendo más jóvenes que sus acaudaladas contrapartes.[7]

Esto en realidad tiene mucho sentido, los ricos tienen trabajos menos riesgosos, una mejor alimentación y tal como ya hemos venido diciendo, reciben más y mejores atenciones médicas a lo largo de su vida. No quiero decir que en México sea igual, pero, y sin querer ser pesimista, probablemente el problema sea incluso peor o quien quita y una de esas, la situación en México sea menos grave de lo que este humilde servidor cree…#okno.

Ante esta realidad hablar de igualdad en los servicios de salud se vuelve una cuestión urgente, que se debe atender con prioridad. Si bien, el Seguro Popular fue un primer e importante paso, hoy ya se cuentan con algo así como 57 millones de afiliados.[8] Ahora bien, no basta afiliar, así se tengan 120 millones de afiliados, si los servicios siguen siendo de mala calidad, o no están disponibles en todo el país, la inequidad en los servicios de salud va a seguir existiendo.[9]

De momento no pareciera haber solución, ya que una reforma al sistema de salud impulsada desde el gobierno se ve distante, pues no es prioridad y enfrentaría una fuerte oposición por parte de los partidos no gobernantes, incluso si esta reforma es adecuada.

Además, y por si fuera poco, con el recorte presupuestal, que probablemente llegue en 2016, hay poco espacio para invertir lo “suficiente” a fin de mejorar un sistema de salud, en términos de calidad. Quizás lo único que recomendaría para mejorar el sistema de salud, y que está en nuestras manos es, taparnos bien, comer frutas y verduras, y bajarle al sodio, la grasa y el azúcar. Y aunque parezca broma (lo es), la medicina preventiva es nuestra mejor esperanza para lograr mejorar el acceso y la calidad de los servicios médicos. Cuídese, evite caer en el hospital por enfermedades prevenibles, es neta.

Conoce más de Tierra sin pan

[1] Ver http://www.elheraldodesaltillo.mx/saltillo/p2_articleid/42972

[2] Ver. http://www.animalpolitico.com/2015/07/el-imss-coahuila-rechaza-que-doctores-cortaran-el-pene-a-un-bebe/

[3] Ver. http://archivo.eluniversal.com.mx/estados/2015/confirma-estudio-medico-extirpo-ojo-sano-bebe-1111637.html

[4] Un menor muere por negligencia médica en un hospital privado http://www.jornada.unam.mx/2014/11/06/sociedad/037n2soc

[5] Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. La pobreza por ingresos en México. México, D.F. CONEVAL, 2010. http://www.coneval.gob.mx/rw/resource/coneval/info_public/PDF_PUBLICACIONES/POBREZA_INGRESOS_MEXICO_WEB.pdf

[6] Gastos catastróficos por motivos de salud, Disponible en:

www.salud.gob.mx/unidades/evaluacion/evaluacion/proteccion.pdf

[7] Deaton, A. (2002). Policy implications of the gradient of health and wealth.Health Affairs, 21(2), 13-30. Es cierto, sin embargo, que correlación no implica causalidad.

[8] Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. La pobreza por ingresos en México. México, D.F. CONEVAL, 2010.

[9] El CONEVAL refiere que de 2008 a 2010, el número de equipos de mamografía, quirófanos y salas de expulsión por cada mil pacientes ha disminuido.

La responsabilidad del contenido de los textos publicados por la Revista Ala Izquierda corresponde a sus respectivos autores. Cualquier cuestión relativa a los mismos puede ser informada a través de nuestros canales de comunicación. El Consejo Editorial se reserva el derecho de retirar en cualquier momento los textos que violenten los derechos de terceros. Editor responsable: Francisco Martínez Cruz.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: