Todos somos iguales, pero unos más que otros

La desigualdad económica es como la sal, cuando es poca está bien, cuando es mucha echa a perder todo, hasta la democracia.

Iván Paredes Iván Paredes

Por Iván Reséndiz.

En este post hablaremos de la desigualdad económica, ya que cuando es extremosa en algún país, afecta el crecimiento económico y por ende la capacidad de sus ciudadanos para salir de pobres, como lo muestran el estudio de la OCDE[1], presidida por el mexicano, José Ángel Gurría. Más no solamente, afecta el crecimiento económico, bueno fuera que solo ralentizara el crecimiento, la desigualdad representa una amenaza a la democracia. Michael Sandel, lo dice muy bien, “si el dinero pudiera comprar  vacaciones fancy, yates y pantallas de plasma, no hay problema. Pero si el dinero puede comprar el acceso a educación de calidad, mejores servicios de salud e influencia política, entonces tenemos un problema”.[2]

En este sentido, la desigualdad tiene dos caras, los pobres y los ricos.

Recientemente se hizo pública la medición de la pobreza para 2014, realizada por el CONEVAL.[3] Los resultados son, por decir lo menos, desalentadores, ya que arrojaron que en el país, hay 2 millones más de pobres y en total son 52 millones, medio puto país.

Y así como los pobres salen en los informes del CONEVAL, a los ricos, que son menos, los sacan en la lista de la prestigiosa revista FORBES. La cual se publica en abril de cada año desde 1987, la lista Forbes de los multimillonarios del mundo, en ella se mostraron quiénes son los personajes cuya fortuna es tan grande como el PIB (Producto Interno Bruto) de algunos países, (por ejemplo Carlos Slim, quien ocupa el segundo puesto, tiene 4000 millones de dólares más que el PIB de Costa Rica), en cuyas empresas trabajan cientos de miles de personas, (Sam Walton, dueño de Wal-Mart, da trabajo a 2.2 millones de personas 4 veces la población de Luxemburgo).

Además, y por si fuera poco, sus opiniones y decisiones pueden poner a temblar a países enteros. Recordemos a George Soros quien en 1992 apostó por la devaluación de la libra esterlina en relación con el marco alemán y se ganó mil cuatrocientos millones de dólares en unas cuantas horas, al mismo tiempo que obligaba a Reino Unido a cambiar su política monetaria.[4]

Son ellos, los ricos, la cara visible (los pobres es la invisible, no sabemos sus nombres, sus caras) de la desigualdad. Pero tampoco, me malentiendan, no se trata de asumir que la desigualdad es mala per se, no se trata de que todos seamos iguales, personalmente creo que la inequidad en los ingresos, está hasta cierto punto justificada. El problema es cuando los más ricos pueden comprar todo, y me refiero a todo (poder político por ejemplo, como Berlusconi o Azcárraga) y los más pobres no pueden ni comer, entonces tenemos un problema.

Y no hay que estigmatizar a los ricos (ni tampoco a los pobres), igual que nosotros, ellos no necesariamente son los artífices de su destino, son parte de un sistema, de una forma de gobierno y hasta de una estructura de pensamiento, (los ricos no son ricos porque ellos solitos lo hicieron con el sudor de su frente, y tampoco los pobres son pobres porque quieran).[5]

Qué sería de un Bill Gates nacido en un país que no tuviera los incentivos al desarrollo de la tecnología, o de un Carlos Slim que no hubiera recibido el monopolio de Telmex, en ese caso, ellos simplemente no existirían.

Y aunque pareciera que la desigualdad es un concepto abstracto incuantificable y algo oscuro, hay una serie de indicadores que nos permiten medirla con relativa precisión, entre estos destacan el índice de Gini, propuesto por el sociólogo italiano Corrado Gini, hace ya más de 50 años. Este índice va de 0 a 100, donde 0 es una sociedad igualitaria (nunca ha pasado) y un 100 es un monopolio de la riqueza (afortunadamente, nunca ha pasado tampoco). Puede que este sea el indicador más famoso, pero no es el único. Por cierto, México tiene un índice de Gini de 48.1 y para ponerlo en contexto, el de Noruega es de 26.8 y el de Namibia de 61.3. Así que estamos más cerca de ser como Namibia, país africano perdido en la nada, que de ser Noruega.[6]

Ahora que ya sabemos que se es desigual, uno se puede llegar a preguntar, y ahora ¿qué hago?, y claro la pregunta tiene un montón de respuestas:

Por ejemplo, hace poco, salió un libro que ha tenido importantes repercusiones en el mundo, El capital en el siglo XX, que precisamente analiza este fenómeno de la desigualdad. En este documento mencionan que una forma de combatirla es por medio de una política distributiva aplicada desde el gobierno (palabras más, palabras menos).

Pero, esa no es la única forma. Algunos, como Simon Kuznets, premio nobel en economía, nos dice: “¿desigualdad? Tu tranquilo, es una fase normal en el desarrollo, conforme seas más rico menor desigualdad. Así que si quieres reducirla, pues hay que volverse ricos.” (Obviamente no es cita textual, él mismo hace críticas a esta postura, en todo caso es más bien una hipótesis la que plantea).[7]

Hay otras formas de combatir la desigualdad, un estado comunista, no lo recomiendo, pero bueno hay todavía muchos que le tienen fe. Personalmente creo que los pasos inmediatos a tomar son: evitar políticas regresivas como subsidios a los combustibles o subsidios generalizados, por más impopulares que suenen. Hay medicinas que tienen un sabor amargo pero que hay que tomar.[8]

Conoce más de Tierra sin pan.

[1] http://www.oecd.org/els/soc/Focus-Inequality-and-Growth-2014.pdf

[2] Recétense las 4 conferencias, no tienen desperdicio. http://www.bbc.co.uk/programmes/b00kt7sh

[3] Medición disponible en: http://www.coneval.gob.mx/Medicion/MP/Paginas/Pobreza_2014.aspx

[4] Hay varios artículos que hacen referencia a este hecho. http://www.dw.com/en/20-years-of-black-wednesday-how-george-soros-toppled-the-bank-of-england/a-16243427

[5] En México hay 28 millones de personas con carencia por acceso a la alimentación, y en el mundo como mil millones http://www.worldhunger.org/articles/Learn/world%20hunger%20facts%202002.htm

[6] http://data.worldbank.org/indicator/SI.POV.GINI

[7] Documento de Kuznets que trata el tema, aunque y como él mismo lo dice, su artículo es 5% información empírica y 95% especulación, así que hay que dudarle http://garrido.pe/lecturasydocumentos/KUZNETS%20(1955)%20eco%20growth%20and%20income%20inequality.pdf

[8] Ver artículo de John Scott en donde explica porque el impuesto a combustibles es regresivo. http://www.nexos.com.mx/?p=15332

La responsabilidad del contenido de los textos publicados por la Revista Ala Izquierda corresponde a sus respectivos autores. Cualquier cuestión relativa a los mismos puede ser informada a través de nuestros canales de comunicación. El Consejo Editorial se reserva el derecho de retirar en cualquier momento los textos que violenten los derechos de terceros. Editor responsable: Francisco Martínez Cruz.

Anuncios

Populares

2 Comentarios en Todos somos iguales, pero unos más que otros

  1. Namibian Guy // agosto 8, 2015 en 09:26 // Responder

    Tu “post” se queda en la anécdota, porque aunque la descripción del problema es relativamente buena, no tomas una postura propositiva, más allá de tu planteamiento de eliminar (en el corto plazo) subsidios a los combustibles o subsidios generalizados.
    Además, ignoras que la desigualdad es un problema que va más allá de la esfera económica, que incluye elementos sociales, políticios, culturales, etc. Por ejemplo, cómo puede hablarse de igualdad en un país en que las clases que de facto ejercen el poder económico y político expresan sistemáticamente su desprecio por los que son diferentes: pobres, indigenas, homosexuales, … El simple hecho de que te refieras a Namibia como un “país africano perdido en la nada” es un claro reflejo de lo anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: