Perturbadora, oscura, y bella infancia

Las series y películas enfocadas a niños a veces contienen significados terribles, que sólo los adultos entendemos en su verdadera profundidad.

Fernando Guerrero Fernando "Fedo" Guerrero

Para todas las Molly Gru del mundo, que nunca vieron llegar a su unicornio pero todavía conservan magia en sus ojos.

 …y para los Atreyus, que como yo, buscan al niño humano que salve su mundo de la Nada y el Gmork.

Por Fedo

Es en realidad bastante fácil. Ocultar mensajes cifrados dentro de las películas o series para niños, enmascarándolos con inocente animación o paisajes de ensueño, para que nosotros –Los Grandes- captemos la verdad tras la escena. Verdades crueles que agradecemos que los niños aún no entiendan… de momento.

Considero bastante inteligente crear escenas poderosas –como las que detallaré a continuación- ajenas a la melosidad diabética de la cursilería del cine infantil; pues los niños no son estúpidos. Son seres sabios que aún poseen cualidades que nosotros ya perdimos. Si no entienden de momento la profundidad del personaje, o el verdadero contexto de la escena, es sólo por afortunada falta de experiencia empírica.

Cuando captamos -ya de adultos- la realidad del sueño ahora pesadilla, el dolor de nuestros héroes, lo terrible que nuestros ojos ven, es cuando decimos “Ay…”

Molly Gru y el Unicornio. (https://youtu.be/QBJS4SVF4OU a partir del minuto 4:30)

Esta escena es mi favorita dentro de las que menciono en este artículo. Puedo verla y verla, conmoviéndome aún de lo desolador de sus diálogos. La película se llama “El Último Unicornio” y está basada en la novela homónima de Peter S. Beagle; está plagada de metáforas inteligentes como un esqueleto estancado en la nostalgia, un rey terrible que encierra belleza al haberla perdido él mismo, un mago inepto, y un amor condenado entre el unicornio y el príncipe, destinados a nunca estar.

El unicornio ha perdido a todos los de su especie, y es el mago Schmendrick quien la ayuda en su búsqueda. Al unicornio sólo lo pueden ver aquellos con algo de magia en sus ojos; Schmendrick y el unicornio llegan a un campamento de bandoleros donde son capturados, escapando a tiempo por un conjuro hecho por el mago. Ya en la vereda, la esposa del líder de los bandoleros –Molly Gru- le cierra el paso a Schmendrick, percatándose que a su lado viaja el unicornio.

-No…no puede ser- dice Molly- ¿Será verdad?

Pero su sorpresa se torna en un reclamo cruel “¿Dónde habías estado? ¡Maldición! ¿Dónde habías estado?” Y el unicornio le contesta a Molly: “Ahora estoy aquí”.

“¿Y dónde estabas hace veinte años? ¿Hace diez años? ¿Dónde estabas cuando yo era pura? Cuando yo era una de esas doncellas inocentes a las que siempre te acercas…” “¡¿Cómo te atreves?! ¿¡Cómo te atreves a venir ahora?!”

Molly llora -con el peso de los años, el dolor del desencanto acumulado en sus palabras- llora desconsolada y grita: “¡¿Cómo te atreves a venir ahora?! Cuando soy esto…”  y se señala completa. Un despojo, un humano que creció, que fue alejada de su sueño, arrebatado de mil maneras. El reclamo de Molly lo entendemos y nos duele. El unicornio son los sueños que mueren, que nunca se hacen, la esperanza que termina por volvernos ácidos. El dolor de Molly Gru es hondo, cruel y humano. Ella llora y nosotros lloramos con ella cuando le dice a Schmendrick “…Si tú hubieras estado esperando un unicornio tanto tiempo como yo”.

“Uno de mil entre miles”

(https://youtu.be/S81Pa-kCKnA a partir del minuto 3:55; https://youtu.be/MLPuE9EmC58 y desde el minuto 00:00)

Sólo existe el vacío”

(https://youtu.be/USZGm9GR7ak a partir del minuto 00:38)

Es el Diablo. Lucifer, retratado de manera magistral en dibujos animados. La historia del Príncipe Caído puesta en animación es increíble y adictiva. La primera escena es de una serie titulada “Testamento” que narra de manera cronológica historias de la Biblia. Yo que soy ateo me encanta lo cuidado de la animación y lo fiel a la crudeza bíblica. Salen violaciones, gore, dibujos que le quitarían el sueño a los niños y sobre todo: gran belleza animada, diálogos increíbles y la canción “Adiemus” como entrada de la serie.

Noé  narra la caída de Lucifer a sus hijos dentro del Arca: “Deslumbrador. Perfecto. Pero Lucifer no estaba satisfecho…” Aparece el Príncipe flotando en lo alto, el elegido de Dios, el arcángel de la Luz, el Favorito. En un monólogo, Lucifer se proclama “Uno de mil entre miles”, dice: “Seré el más grande. Iré siempre adelante. Estaré sobre las estrellas del mismo Dios…” con sus uñas rasga su investidura de luz y la vuelve roja, sangre. En pleno quiebre narcisista, el Arcángel es arrojado del Paraíso a una prisión terrestre… sólo para liberarse y jurar una terrible venganza contra aquel que lo desdeñó. Su representación es teatral e hipnótica; aparecen máscaras quebrándose, capas rojas, juegos de luces y sombras para recrear la imagen excelsa del Diablo, acompañado de una voz meliflua, seductora. Lucifer regresa en forma de serpiente para seducir a Eva. Eva cae. Adán cae. Y Lucifer continúa siendo ese… “mil entre miles”.  “Perfección” susurra, cuando Adán y Eva sucumben ante su trampa.

El segundo retrato del Diablo es de una película titulada “Las Aventuras de Mark Twain” bastante controvertida por la escena que aquí detallo. Los niños protagónicos abren una puerta, donde los recibe “El Extraño Misterioso” que porta una armadura roja y una máscara; los niños le preguntan “¿Quién eres?” y El Extraño Misterioso les contesta “Un Ángel”.  Su voz es horrible, metálica, átona… Sabes de inmediato que algo irá mal  “¿Un Ángel?” preguntan los niños “Sí, un Ángel y me llamo Satanás” contesta Él. El Extraño Misterioso los lleva a su planeta, donde les enseña el mayor don de Dios: la muerte y la destrucción. Con sus dedos les da vida a unos muñecos de plastilina y explica: “Los encuentro a ustedes humanos muy interesantes, a pesar de ser un montón de codiciosos inservibles…” Satanás muestra el asco que le produce la futilidad humana destruyendo a los muñecos diciendo: “Los humanos son inútiles, podemos crear más si los necesitamos. Yo no hago el mal pues no sé lo que es. La vida es sólo una visión, un sueño. Nada existe más que el vacío y ustedes. Y ustedes son sólo un pensamiento”.

Sexualidad Frustrada

(https://youtu.be/KUtLTxBYZHw a partir del minuto 00:00)

Batman es mi héroe favorito, por lo oscuro de sus personajes y su psicología poco convencional. En los ambientes lúgubres donde se desenvuelve Batman, cada uno de sus personajes padece alguna especie de trastorno. El Guasón y el Acertijo desde siempre me encantaron, sin embargo existe un villano curioso que aparece de forma breve en “Las Aventuras Animadas de Batman”. Es una mujer con una enfermedad genética apodada Babydoll, Babydoll es una mujer que nunca creció, quedándose estancada en el cuerpo de una niña. Nunca maduró sexualmente, ni tampoco aparentó tener más de diez años.

Su apariencia de inocencia perenne le valió su propio programa de televisión, por años al aire (me suena a una figura popular mexicana que recién se retirará, ahora que lo pienso). Sin embargo el sueño se rompe, cancelando los productores el programa por considerarlo perturbador. Babydoll busca vengarse y es en el clímax del episodio donde Batman la persigue por los sets del estudio. Babydoll queda frente a un espejo de broma que la muestra como debió ser: una mujer de alrededor treinta años, bastante atractiva. “Esta soy yo” dice “ésta en verdad soy yo. Pero no soy yo ¿cierto? Todo es pretensión, como mi familia, como mi vida y todo lo demás ¿Por qué no sólo me permitiste crear una ilusión?” Y Babydoll dispara, arremete contra los espejos, quedando sólo el que muestra su reflejo transformado. Unas lágrimas de frustración escurren por sus ojos mirándose en esa imagen que no es ella; tira del gatillo, rompiendo el reflejo de lo que nunca fue.

Atreyu y el Gmork

(https://youtu.be/7vvSZSUR_K8 a partir del minuto 00:57)

Sobre fantasía oscura, Michael Ende es mi consentido. De su obra maestra –La Historia Interminable- se hicieron varias adaptaciones, siendo la más popular la de los años ochenta. Plagada de simbolismo, Atreyu es mandado por la Emperatriz Infantil a conseguir a un niño humano que le dé un nuevo nombre antes que la Nada destruya toda Fantasía. En persecución de Atreyu está el Gmork, un monstruo que puede habitar el mundo humano –como humano-, y el mundo de Fantasía –como lobo-. El Gmork por fin se enfrenta con Atreyu, cuando casi toda Fantasía está destruida por la Nada; en ese encuentro final el monstruo le revela una terrible verdad.

-Si eres guerrero, pelea con la Nada- reta el Gmork a Atreyu.

-Lo haría pero no pude cruzar los límites de Fantasía- contesta éste.

El Gmork ríe, burlándose de Atreyu. El monstruo le revela que (la) Fantasía no tiene límites; Fantasía es producto de los sueños y esperanzas humanas; Fantasía muere porque la humanidad olvida sus sueños, permitiendo a la Nada avanzar, alimentarse de su carencia.

-¿Y qué es la Nada?- pregunta Atreyu desesperado.

-Es el vacío que queda, la desolación que destruye a este mundo…

Sabemos algo arrasador en este diálogo: la Nada también destruye este mundo, a ti y a mí; su paso es seguro, constante. Y las Emperatrices Infantiles mandan desesperadas a sus Atreyus a buscar a niños humanos que sigan alimentando los sueños; niños humanos que no pierdan su conexión con Fantasía. Pero los Gmorks acechan y son muchos. No pararán.

 Pues como dice el mismo Gmork:

“Porque el humano sin esperanzas es fácil de controlar…”

Conoce más de Mirilla

 Texto editado por Nancy Hernández Martínez.

La responsabilidad del contenido de los textos publicados por la Revista Ala Izquierda corresponde a sus respectivos autores. Cualquier cuestión relativa a los mismos puede ser informada a través de nuestros canales de comunicación. El Consejo Editorial se reserva el derecho de retirar en cualquier momento los textos que violenten los derechos de terceros. Editor responsable: José Luis García.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: