CDMX: La construcción de una marca o cómo vender una ciudad de derechos

La Ciudad de México vivirá una intensa actividad política camino al Constituyente, los grupos de siempre, unos nuevos y uno que otro ciudadano independiente buscarán incidir en la construcción jurídico-institucional que regirá la Ciudad Capital.

Por Mario Ramírez

En los últimos meses, querido lector, el Distrito Federal ha vivido momentos históricos. Entre ellos la promulgación de la reforma política, que entre otras cosas cambia su personalidad jurídica de un territorio dependiente de la Federación a ser un estado más de la Federación, para lo cual se convoca a la conformación de un Congreso Constituyente que redactará en los próximos meses la constitución política de la Ciudad de México.

Dicho lo anterior, podríamos estar todos de acuerdo, incluso para muchos ciudadanos y ciudadanas el tener una constitución o no tenerla les da lo mismo. Sin embargo, el dilema y el punto clave de estos cambios jurídicos e institucionales, específicamente la forma en que se han planteado denotan una distribución entre los grupos de poder.

En primer lugar, la composición de ese Congreso Constituyente conformado por 100 integrantes, de los cuales 60 serán por elección popular, mientras que 14 designara el Senado de la República, 14 más la Cámara de Diputados, 6 el Jefe de Gobierno y otros 6 más el Presidente. La Injerencia del Poder Ejecutivo y Legislativo Federales así como del Jefe de Gobierno, buscan tener juego en la configuración jurídica, política y administrativa de la Ciudad de México; incluso pareciera que dicha composición busca una conformación orientada a la sobrerrepresentación del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en lo que podríamos denominar la estrategia para la recuperación de la Ciudad de México en las próximas elecciones por el PRI.

Aunque la Ciudad de México tendrá su propia constitución, temas como el techo de endeudamiento seguirán siendo una facultad del Congreso Federal, o bien las delegaciones se transformarán en alcaldías con sus concejales una especie de cabildo, las decisiones en cuanto a la conformación presupuestal de estas nuevas alcaldías seguirá siendo una competencia de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Sin embargo, hay una coyuntura importante para quienes vivimos en la Ciudad de México y es poder elegir qué debe contener la Constitución de la Ciudad Capital; y que en última instancia debe salvaguardar los derechos humanos, civiles, políticos; económicos, sociales y culturales que ha conseguido la ciudadanía. En suma, debe conservarse la construcción social y política que los movimientos sociales urbanos y populares de la década de 1980, los cuales consiguieron hacer de la Ciudad de México una ciudad de derechos, un espacio público para la toma de decisiones y el ejercicio de derechos y libertades y que hoy se ven amenazados ante la vulgar comercialización de la ciudad de México y que incluso debemos oponernos a esa absurda, banal y mercantilista expresión denominada CDMX.

Mi enojo, y que comparto con otros habitantes de esta magnífica ciudad, deviene de la construcción que un grupo de asesores, publicistas, empresarios y un jefe de gobierno que no gobierna; quienes han decidido (y ahí nos queda claro eso del “decidiendo juntos”) que CDMX es lo que el “I Love New York” para la ciudad de Nueva York. Miguel Ángel Mancera se engalana gastando millones de pesos en colocar ese horrible código de barras por toda la Ciudad sintetizándolo así: CDMX 190 años.

Lo que Miguel Mancera no sabe, y parece no importarle, es que el “I Love New York” nació de los ciudadanos neoyorkinos ante la crisis fiscal y eventual bancarrota del estado de Nueva York, dichos ciudadanos iniciaron una campaña de sensibilización por recuperar el orgullo de vivir en Nueva York y que retomó la alcaldía para revitalizar la ciudad de Nueva York.

De igual forma denota un altísimo grado de ignorancia y mediocridad de quienes le vendieron esta marca, que dicho sea de paso cuentan con un registro de propiedad intelectual sobre dicho código. Y señalo su ignorancia porque hablan de una Ciudad de México que tiene 190 años, y ojo; lo que tiene 190 es la conformación de un Distrito Federal sede de los poderes de la Federación que así estableció la Constitución Política de 1824, y que ese mismo Distrito Federal contenía a la Ciudad de México. Así el constituyente de 1824, comprendía la importancia política, económica, social, cultural y geopolítica que la Ciudad de México jugó durante la era virreinal; por tres siglos fue la ciudad del Virreinato más rico del Imperio español, mismo imperio español que decidió erigir sus edificios y sus instituciones sobre las ruinas de la gran ciudad de México-Tenochtitlán fundada en 1325.

Asimismo, querido lector, la Ciudad de México, lleva 691 años (de 1325 a 2016) de ser sede de los poderes que se han establecido en este territorio, la ciudad de los palacios, es hoy por hoy la cuarta mega ciudad más grande del planeta con sus 24 millones de personas, es también la primer ciudad más grande de América Latina seguida por Sao Paulo en Brasil con 20 millones de personas; y que cabe señalar que ambas ciudades son gobernadas por partidos de izquierda.

En términos nacionales la Ciudad de México se corona la cabeza del sistema urbano nacional conformado por 59 zonas metropolitanas, concentra alrededor del 19% de la población total nacional y genera el 20% del PIB nacional, cuya agenda de derechos humanos la colocan como la más progresiva: educación básica universal; pensión alimenticia para personas adultas mayores; el reconocimiento de las personas jóvenes como un grupo poblacional portador de derechos; el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo y su posibilidad de adoptar;  ley de voluntad anticipada; despenalización del aborto, seguro de desempleo, políticas de mejoramiento urbano, barrial y de la vivienda popular. Dichos derechos, logros y conquistas sociales hoy por hoy están ante una amenaza ante las voces conservadoras, sectarias y doble moralinas que buscan moldear la futura constitución de la ciudad de México.

Por todo lo anterior querido lector, yo te invito a informarte, a participar en este ejercicio democrático para la conformación del Congreso Constituyente y la elaboración de la Constitución Política de la Ciudad de México que ante todo deberá salvaguardar los derechos humanos ya conquistados y agregar incluso nuevos derechos, específicamente el derecho a la ciudad; y trazar áreas clave donde el gobierno no debe claudicar ni mucho menos ceder a los intereses privados.

No está en estos momentos en el debate la planeación urbana, la dotación de servicios públicos, la construcción y mejoramiento del espacio público, las políticas de movilidad y transporte público, la sustentabilidad y sostenibilidad de la ciudad. Parafraseando a Edward Gleezer: Si el siglo XXI es de la economía del conocimiento, de la sociedad del conocimiento, donde la principal divisa serán las ideas, entonces tenemos que preocuparnos por construir ciudades confortables para esas ideas. No olvidemos que las ciudades no son de concreto y de asfalto, sino de carne y hueso, su esencia radica en las personas que viven en ellas.

Conoce más de El porvenir mexicano

Texto editado por Valentín Yahuitl.

La responsabilidad del contenido de los textos publicados por la Revista Ala Izquierda corresponde a sus respectivos autores. Cualquier cuestión relativa a los mismos puede ser informada a través de nuestros canales de comunicación. El Consejo Editorial se reserva el derecho de retirar en cualquier momento los textos que violenten los derechos de terceros. Editor responsable: José Luis García.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: