1968 estudiantes: Cerrar Para Abrir / Ocupar la Educación II

Coordenadas de la lucha por la educación pública en Brasil, Puerto Rico, Chile y México. ¿Para qué sirve cerrar una escuela?

Por Ángel González

Empeñarse en analizar la realidad política de Latinoamérica solamente a través de los giros que se han hecho en la conducción de sus gobiernos significa un atraso enorme en la observación de todos los fenómenos que han enriquecido el espectro político de cada uno de nuestros países. Tal vez, mientras la izquierda institucional agoniza, las izquierdas que trabajan con la autonomía o desde diversas trincheras siguen reactivándose.

El movimiento estudiantil es uno de los movimientos sociales que ha dado señales de vitalidad y muchas veces termina por alinearse mejor a los intereses del pueblo que por ejemplo, a los partidos políticos llamados de izquierda. En el caso de Latinoamérica no solamente ha dado señales de vida sino que, ahora parece estar librando la misma batalla por conservar el derecho a la educación pública en distintas trincheras.

En la entrega anterior (“Ocupar la educación”) de esta reflexión nos asomamos un poco a lo sucedido en el movimiento de los secundaristas brasileños, quienes tomaron sus escuelas a finales del año pasado ante la amenaza del cierre de sus planteles. Apenas hace un par de semanas algunos de estos estudiantes se siguieron manifestando por las mismas razones respecto a sus escuelas, pero también nutrieron las recientes movilizaciones en contra del golpe de estado. Entre otras cosas mientras el movimiento secundarista entregaba la última escuela ocupada en el Estado de Goiás, en Río de Janeiro se tomaba la segunda escuela y en São Paulo, apenas hace unas semanas, estos mismos jóvenes protestaban en las calles por el desvío de fondos económicos destinados a los almuerzos escolares. El ánimo de los secundaristas es fuerte, pues la toma de más de 200 escuelas estatales a finales del 2015 triunfó parcialmente sobre el primer intento del gobierno estatal por arrebatarles sus centros de estudio.

La razón de las nuevas ocupaciones en Río obedece a la misma problemática que enfrentan los movimientos estudiantiles en toda la región latinoamericana: los recortes presupuestales a la educación y los proyectos de desmantelamiento de lo público. Parece que muchos de estos jóvenes y educadores brasileños, colombianos, chilenos y puertorriqueños tienen muy claro que el derecho a la educación es uno de los reductos a defender en el marco de una ofensiva neoliberal que ha desmantelado el Estado de bienestar y viene a privatizar todo lo que se antoje redituable.

rio en lucha.jpg

La Universidad de Puerto Rico se levanta*

La cábala de lo político interconecta el cierre de las secundarias estatales brasileñas en pro de garantizar la educación pública con los 1968 estudiantes — así como el año de efervescencia juvenil — que en el recinto de Río Piedras, de la Universidad de Puerto Rico (UPR), votaron el pasado 15 de marzo a favor de cerrar sus planteles para presionar al gobierno puertorriqueño a atender sus demandas.

El reclamo no es únicamente de uno de los recintos. Por lo menos 9 de los 11 recintos han pedido la renuncia del Presidente Uroyoán Walker, quien claramente se ha quedado sin el apoyo de la comunidad estudiantil. Walker refleja en negociaciones y entrevistas, su talento para intentar dilatar el movimiento estudiantil que ha discutido, organizado y cerrado en paro estudiantil 7 recintos en la primera jornada de actividades políticas. Esta situación ha resultado en algunos debates sobre la posibilidad de entrar en huelga como último recurso orillado por las autoridades universitarias y gubernamentales ante las respuestas insuficientes. Se calcula que la deuda de Hacienda que ha afectado al sistema UPR asciende a aproximadamente 300 millones de dólares y que las afectaciones van desde el cierre de cursos, la cancelación de plazas a profesores y la insuficiencia de materiales de trabajo.

La Asamblea histórica que reunió a estudiantes del recinto Río Piedras, el campus más grande del sistema UPR, aprobó entre muchas otras las siguientes demandas:

  • Apertura de un proceso democrático y horizontal para que la comunidad universitaria participe en el rumbo de la UPR.
  • La renuncia del Presidente Uroyoán Walker por actos de corrupción vinculados con el otorgamiento de becas y optar por el favoritismo, por encima de los méritos profesionales.
  • El pago inmediato de las remesas que Hacienda le debe a la UPR (100 millones de dólares aproximadamente).
  • El impago de la deuda nacional (que incluiría la propuesta del movimiento estudiantil para celebrar un referéndum de enmiendas a la Constitución donde se coloque el gasto social por encima de la deuda).
  • En el contexto de agresiones y hostigamiento sexual contra las mujeres; arreglo de botones de emergencia, movilización y relocalización de guardias de seguridad e integración de curso de perspectiva de género al módulo de Estudios Generales

Por supuesto, entre otros reclamos, ha surgido la discusión entre algunos grupos de las propuestas que facultarían a la Universidad para un manejo mejor, como por ejemplo la autonomía.

La consigna que ha construido el cerrar para abrir UPRcamino organizativo de las y los puertorriqueños en pie de lucha por sus escuelas ha tomado la forma del hashtag #CerrarParaAbrir. El paro se usa entonces como una herramienta para transformar el espacio escolar “en el cual no se está de acuerdo con su operación para abrir otras formas”. La medida tiene múltiples consecuencias hacia dentro y fuera; llamar la atención e integrar la fuerza política de los estudiantes pero también comenzar a intentar articularse con los movimientos sociales no educativos, para compartir las razones del descontento con la ciudadanía puertorriqueña. Llama la atención que dentro de todos estos esfuerzos creativos en materia de la política dentro de la juventud y el estudiantado, las redes sociales han dejado atestiguar de primera mano las reuniones de las organizaciones, conversaciones con profesores en pleno paro, y las asambleas multitudinarias.

En esta etapa de crecimiento del movimiento puertorriqueño en defensa de la educación pública es necesario sacar los reclamos por los que han decidido tomar sus planteles a las calles de sus ciudades y barrios. La articulación del movimiento estudiantil con los demás movimientos sociales y con sus respectivas sociedades, ha sido uno de los talones de Aquiles del éxito en sus exigencias.

Colombia

El acercamiento al caso colombiano es un ensayo de lo afortunada que puede ser la alianza de diferentes sectores de la sociedad en defensa de la educación y de otros bienes colectivos. Solamente en la ciudad de Medellín, el pasado 18 de marzo alrededor de 30 mil manifestantes acudieron al Paro Nacional, acompañándolo de una manifestación en donde los reclamos centrales se dirigieron en torno al acceso a la educación, la salud como derecho fundamental sin fines de lucro y el mejoramiento de condiciones de empleo.[1]

Por cierto, durante estas jornadas de actividades políticas los estudiantes colombianos saludaron las movilizaciones de la UPR señalándolas como ejemplo al tiempo que se ubicaban también en el contexto del abandono educativo.

Chile

El músculo latinoamericano de la juventud también se encuentra activo en las tierras de Salvador Allende. La Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), que reúne a distintas federaciones estudiantiles de las universidades tradicionales chilenas, sin reserva alguna ha anunciado que en abril tomará la ofensiva a través de movilizaciones como consecuencia del congelamiento de los diálogos que habían entablado con el Ministerio de Educación.[2] El contexto es la reforma educativa que supuestamente garantizaría el acceso a la educación y se ocuparía de desterrar el modelo heredado por la dictadura pinochetista. El gobierno aparentemente ha pasado por encima de las mesas de trabajo instaladas con representantes estudiantiles y la gratuidad que se pretendía instaurar ha quedado pausada. En Santiago de Chile varios estudiantes han tenido que solventar los gastos de su matrícula “con la promesa de que sus universidades les devolverán el dinero si finalmente obtienen el beneficio de gratuidad”.[3]

RP-Mayaguez Humacao y Utuado conversando foto de facebook mov est UPR-Cayey

México

El abandono y la privatización de las instituciones educativas en México no es la excepción. El caso de la Universidad Veracruzana (UV), la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) son muestra de ello.

En el caso de la UNAM el Deportivo Alfredo Harp Helú es el estandarte de la privatización de los espacios que corresponden al usufructo de los universitarios y la sociedad en su conjunto. Éste se encuentra en territorio universitario y a pesar de ello su ingreso es reservado. Fue construido con recursos públicos de la Universidad y la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y aloja al Club Universidad Nacional, una asociación que usa las insignias de la UNAM pero que no forma parte de la institución.[4]

Los esfuerzos organizativos del estudiantado y los docentes dentro de la máxima casa de estudios por lo pronto no han resultado en movilizaciones ni en acciones concretas que logren hacer retroceder estas tendencias privatizadoras. A excepción de la Asamblea General de Posgrado, que se opuso a las cuotas en algunos posgrados de la UNAM y logró hacer retroceder esta iniciativa, las asignaturas pendientes son muchas.

En ese mismo ámbito, sobre los posgrados, por alguna extraña razón el recorte presupuestal que se había estimado en las becas que otorga el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a los estudiantes de posgrado no se materializó. ¿Será que el gobierno federal teme movilizaciones de sus estudiantes más comprometidos con el país? — léase la pregunta con sarcásticas comillas —. Por más extraño que parezca, todavía hay “grupos políticos” de la Facultad de Ciencias Políticas que se preguntan si es prudente defender la educación pública y la gratuidad de cara a las elecciones de representantes estudiantiles al Consejo Universitario.

Bajo este panorama hubo también excelentes noticias en el Senado de la República. Un incremento de 21.8 millones de pesos en honorarios por el servicio de asesores. El recorte presupuestal seguirá alcanzando solamente al gasto social.

Regresemos entonces a la consigna de los estudiantes puertorriqueños que nos arrojan luces en el contexto de la lucha por la educación pública.

de ésto se trata.jpg

¿Cerrar para abrir qué?

Cerrar calles para abrir escuelas, cerrar escuelas para abrir la matriculación, cerrar la apatía para fortalecer el músculo de la comunidad, cerrar la garganta para abrir la conciencia, cerrarle paso a la privatización de la educación para abrirle paso una educación accesible para todas y todos.

¿Cómo será posible la articulación latinoamericana e internacional de la lucha por la educación pública si compartimos tantos problemas?

* Con información de Pulso Estudiantil, Movimiento 7 de mayo, Centro de Comunicación Estudiantil y con un agradecimiento especial por la orientación e información contante de Luis Antonio Torres, estudiante comprometido con la UPR.

Conoce más de Todos el fuego el fuego


[1] “En Medellín, 30 mil personas se sumaron al paro nacional”, Noticias Caracol, Colombia, 18 de marzo de 2016: http://www.noticiascaracol.com/acuerdo-final/en-medellin-30-mil-personas-se-sumaron-al-paro-nacional

[2] <<Confech congeló diálogo con el Mineduc: “Tomaremos la ofensiva”>>, Cooperativa, Chile, 20 de marzo de 2016: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/educacion/movimiento-estudiantil/confech-congelo-dialogo-con-el-mineduc-tomaremos-al-ofensiva/2016-03-20/105138.html

[3] “Estudiantes temen que les cobren aranceles por tardanza en asignación de la gratuidad”, El Mercurio, Chile, 30 de marzo de 2016: http://www.emol.com/noticias/Nacional/2016/03/30/795494/Estudiantes-temen-que-les-cobren-aranceles-por-tardanza-en-asignacion-de-la-gratuidad.html

[4] “Complejo Harp Helú en CU, pagado por la UNAM y la Conade”, Contralínea, México, 2 de junio de 2014: http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/index.php/2014/06/24/complejo-harp-helu-en-cu-pagado-por-la-unam-la-conade/


Texto editado por Gerardo Rayo. La responsabilidad del contenido de los textos publicados por la Revista Ala Izquierda corresponde a sus respectivos autores. Cualquier cuestión relativa a los mismos puede ser informada a través de nuestros canales de comunicación. El Consejo Editorial se reserva el derecho de retirar en cualquier momento los textos que violenten los derechos de terceros. Editor responsable: José Luis García.

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: