Yo sé que [sí] aplauden

Antes de aplaudir, mi mal humor social exige respuestas a algunas preguntas porque no me queda claro el avance más allá del discurso político –y no es que no reconozca su valor, pero tampoco me conformo con apretones de manos y avatares en redes sociales con una bandera cuyas franjas están invertidas. ¿Qué no la Suprema Corte ya había reconocido el derecho al matrimonio igualitario?

Por Manuel Ramírez (@Gellert_G)

En el marco del Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia (cuidado de agregarle transfobia, lesbofobia o bifobia porque en la denominación oficial no fueron incluidas), el presidente firmó un paquete de iniciativas para reformar la constitución y el código civil federal con la finalidad de reconocer el derecho al matrimonio igualitario y facilitar los trámites de actas de nacimiento de personas que han tenido que modificar su sexo registral para que concuerde con su realidad. El contraste de las decisiones del actual presidente con las políticas conservadoras de sexenios anteriores fueron motivo de celebración en redes sociales. No tardaron los aplausos a las iniciativas del presidente, así como tampoco las fotos de las y los activistas que se reunieron con él en un evento inédito, que no histórico (como bien apunta Carlos Bravo Regidor).

Antes de aplaudir, mi mal humor social exige respuestas a algunas preguntas porque no me queda claro el avance más allá del discurso político –y no es que no reconozca su valor, pero tampoco me conformo con apretones de manos y avatares en redes sociales con una bandera cuyas franjas están invertidas. La primera pregunta sería: ¿qué no la Suprema Corte ya había reconocido el derecho al matrimonio igualitario? Porque la lucha ante el poder judicial por esa forma de protección de las familias (énfasis en “esa”) se remonta a su defensa en 2010 después de su legalización en el Distrito Federal –un minuto de silencio por el recuerdo de vivir en un lugar de avanzada en la protección de derechos–, en el reconocimiento del derecho a contraer matrimonio en la interpretación del texto constitucional en 2014, y en la emisión de la jurisprudencia obligatoria para todos los integrantes del Poder Judicial en 2015. Porque la manía de hacer explícito todo en la constitución no significa que los problemas quedaron resueltos, digo, basta pensar que desde 2011 está prohibida cualquier forma de discriminación con motivo de la preferencia sexual de una persona –punto para la Corte que también ha interpretado esta redacción para ajustarla al concepto de orientación sexual– y no por ello han cesado los crímenes de odio en el país. Pero bueno, estoy seguro que esta reforma será diferente y que a partir de este momento comenzaremos a tomarnos la constitución en serio –lean esta última oración con música dramática de fondo.

La segunda pregunta que me surgió leyendo algunas reacciones fue: ¿todas las personas se van a poder casar con quien quieran, en cualquier parte del país? La respuesta a esta es muy sencilla: no. La terrible pesadilla producto de un federalismo mal entendido nos persigue como una mala película de Paco del Toro (aunque redunde). El cambio en la Constitución Federal no modifica por sí solo a las legislaciones locales. Los Estados todavía tienen que modificar sus códigos civiles para ajustar la forma en que regulan el matrimonio con la finalidad de garantizar la protección efectiva del derecho a la igualdad y la no discriminación de todas las personas. De nuevo, los registros civiles u oficinas consulares podrían tomarse en serio, por primera vez, a la Constitución Federal y casar a cualquier pareja que solicitará la unión independientemente del sexo de las personas interesadas, con base en el derecho de acceso al matrimonio sin discriminación. Si la reforma es aprobada (porque es necesario el voto del PAN en el Senado para alcanzar los dos tercios requeridos para reformar la Constitución y la aprobación de la mitad de las legislaturas locales) y no hay voluntad política de los congresos estatales, entonces será necesario seguir litigando. Ahora bien, si hay voluntad política de los congresos estatales ¿para qué reformar la Constitución Federal?

Otro de los grandes aplausos estuvo en la instrucción para que la Secretaría de Relaciones Exteriores acepte actas con cambio sexogenérico para la solicitud de pasaportes. Sobre este punto mi pregunta sería ¿qué no la Corte ya había resuelto que en los casos de cambio de actas, los registros civiles debían expedir una nueva en la que conste el sexo que concuerda con la identidad de género sin otra anotación? La protección del derecho a la privacidad de las personas transexuales requiere para su materialización que la expedición de documentos que concuerden con su realidad se haga sin ningún tipo de inscripción en la que se advierta el cambio realizado. Entonces, ¿cómo es que estos documentos no eran válidos para obtener un pasaporte?  ¿O es que acaso las actas han sido mal expedidas? ¿De quién es la responsabilidad?

Estas son unas primeras dudas que me surgen. Los “cambios históricos” que se anunciaron hoy –y que esperaría ver concretados antes de siquiera pensar en calificarlos de forma tan rimbombante– tienen varias cosas en común: se montan en batallas pasadas y que tuvieron que llegar hasta la Suprema Corte para ser resueltas, no proponen algo novedoso y se quedan cortos en comparación con el desarrollo de los derechos en la jurisprudencia. Sólo muestran avance en la voluntad política del gobierno federal de cumplir con las obligaciones que lleva tiempo ignorando. La institución del matrimonio roba las palmas desde el altar una vez más. Las poblaciones en mayor riesgo de que sus derechos sean vulnerados terminan donde empezaron. Si después de tantas batallas ganadas, estos cambios menores se consideran históricos… pues que sigan los aplausos.

830932709_835642326779010554.jpg

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: