La izquierda perdida en el Edomex

En Ala Izquierda creemos que la transformación debe provenir de la izquierda para crear un nuevo pacto social en el Estado de México. Creemos en el diálogo, pero siempre con los principios de igualdad y justicia como base. Para nosotras, la prioridad es que la izquierda eche del poder al gobierno criminal que nos preside.

Dos semanas antes de las elecciones en el Estado de México, la presidenta nacional del PRD y el presidente del PAN presentaron la propuesta de crear una alianza electoral hacia 2018. La propuesta fue sustentada en una interpretación engañosa del contexto actual: ambos personajes justificaron la extraña unión como una respuesta al poder del PRI. Como si nos encontráramos en 1999 y como si doce años de gobiernos panistas no hubieran transcurrido, los líderes de PAN y PRD justificaron que la alianza es la única manera de sacar al PRI del poder.

En el contexto actual de un PRI debilitado por su propio mal gobierno y de un (pre)candidato a la izquierda del resto encabezando todas las encuestas para las elecciones federales de 2018, cabe preguntarse contra quién sería realmente este frente: contra el PRI que se encuentra en tercer lugar en preferencias electorales o contra López Obrador. Peor aún, en vez de abrir el partido a su militancia y dar ejemplos de buen gobierno, parte de las dirigencias del PRD han optado por una alianza sin contenido y sin más ideología que la de ganar elecciones.

La situación actual de decadencia del PRD no es culpa de una persona, es consecuencia de los malos resultados de gobiernos emanados de sus filas: ahí está Graco Ramírez y la creciente violencia en Morelos, o Miguel Ángel Mancera y la rebatinga de la Ciudad de México a las inmobiliarias. Una alianza con el PAN no es para refundar el partido, sino para mantener el statu quo. Pareciera que Alejandra Barrales no aprendió nada de las desastrosas consecuencias del Pacto por México. Sí, la política necesita de alianzas y acuerdos, ése es el espíritu de la democracia, pero siempre de frente a la ciudadanía y a los propios militantes de los partidos.

Así como el Pacto por México fue un acuerdo entre las élites sin un contrapeso democrático real, esta alianza se vislumbra como un acuerdo de las dirigencias para conservar sus privilegios. El Pacto por México significó la subordinación de la oposición a la agenda del Ejecutivo federal. Mediante un discurso similar, se argumenta que este acuerdo es para transformar México y sacarlo de la grave crisis que atraviesa. En el Pacto por México, la disolución de la oposición sólo sirvió para impulsar cambios legales que no se tradujeron en la democratización real del sistema político mexicano. Una alianza PRD-PAN tendrá consecuencias similares: ¿dónde quedaría la agenda por la igualdad, por los derechos sociales o por políticas fiscales progresivas dentro de una alianza con un partido que se opone explícitamente a estos temas?

México vive su peor momento desde el oscuro año de 1994; sin embargo, esta crisis no se explica sin la corrupción del PRI que ha minado el estado de derecho y sin la fallida guerra contra el narcotráfico iniciada por el PAN que nos quitó la paz y llenó a México de muertos y desaparecidos. Resulta repugnante que ahora las dirigencias perredistas propongan que la solución vendrá de una alianza con aquellos que provocaron el desastre nacional. En Ala Izquierda creemos que la transformación debe provenir de la izquierda para crear un nuevo pacto social. Creemos en el diálogo, pero siempre con los principios de igualdad y justicia como base. Para nosotras, la prioridad es que la izquierda eche del poder al gobierno criminal que nos preside.

Así, con nuestros principios por delante, creemos que la victoria de la candidata de Morena al Estado de México sería el inicio de este cambio que tanto requiere México. Éste sería sólo un primer paso: la creación de un gran acuerdo requiere de un diálogo amplio en el que se incluya a la sociedad y a los actores sociales históricamente excluidos. De otra manera, el posible gobierno de las izquierdas sería un nuevo monólogo de las élites consigo mismas. Las izquierdas deben ser congruentes con sus principios de una democracia amplia y plural para todas las personas. Encerrarse en sí misma sería repetir los errores que la han marginado.

Candidatxs.png

Anuncios

Populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: